Feeds:
Entradas
Comentarios

Clic para ampliar

Anuncios

Es notable el nivel que está teniendo Lío en Barcelona.

Ayer, brindó una lección práctica de cómo es el fútbol bien jugado, y llegó a los 8 goles en la última semana (6 por la Liga y 2 por la Champions league).

Ojalá se mantenga y pueda explotar con la camiseta argentina en Sudáfrica.

Palermo se entrena

La gente de Gillette y Head & Shoulders eligieron a Martín Palermo como la cara para sus nuevos spots, de cara al Mundial.

El “9” de Boca aparecerá metiendo un gol de edificio a edificio, tal como anticipó Tic Espor hace unos días.

En la previa, sacaron dos avisos del goleador entrenándose para el último gran desafío de su carrera.

Aquí están:

Palermo se entrena (turbina):

Palermo se entrena (vértigo):

El back de la publi del gol de edificio a edificio, que se verá en los próximos días (vía Tic Espor):

A diferencia de lo que opinaba ayer el colega Izykowsky, estoy convencido que el domingo Boca va a ganar el superclásico.

Lejos de sentir presión por hacerlo en la Bombonera, el equipo xeneize necesita este partido más que nunca. Sus jugadores y su cuerpo técnico saben que es la última gran chance de demostrar que se puede, y son varios los integrantes del plantel que se juegan la continuidad en el club.

En nombres, Boca es más que River. Mucho más. Por eso sorprende enormemente la pésima campaña que realizó el equipo de la Ribera en este Clausura, donde sólo suma una victoria.

River se sabe inferior, y no le quedará otra que salir a esperar al local, a ceder la inicitiva y luego ver que pasa.

Ninguno de los dos clásicos rivales viene con un equipo definido. El recambio es constante, tanto para los de Leo Astrada como para los de Alves. Ante esa situación inédita, no queda otra que centrarse en las individualidades de unos y otros, y allí Boca saca una diferencia notable.

Estamos a horas de un nuevo clásico, a la espera que ambos se brindes por el espectáculo, como merecen los espectadores.

Que así sea.

Por Germán Izykowsky

Se acerca un nuevo superclásico, el partido mas esperado por la mayoría de los argentinos e incluso por algunos futboleros del resto del mundo.

Lamentablemente, en la previa, quizás sea uno de los peores por como vienen ambos equipos pero bueno, un clásico es un clásico; es un partido aparte donde ojalá mejoren el nivel para estar a la altura de las circunstancias.

Se ha hablado mucho de cómo viene uno y otro. A pesar de que ambos viven momentos pésimos, sobre todo por la historia de los dos, River llega un poco mejor porque viene de un triunfo y Boca de un 0-3 contra Tigre. Desde este punto de vista creo que veremos al local apurado por lograr la diferencia y, si River logra mantener el cero en los primeros minutos, después podrá jugar con la impaciencia de los rivales y, por sobre todas las cosas, de la gente; pudiendo imponerse aprovechando los errores que los nervios trasladan.

Otro punto que juega a favor de River es el tema del equipo. A pesar de no jugar bien; muchos de los titulares vienen jugando seguido durante el torneo y ya se conocen. Esto no es garantía de nada, de hecho lo vemos domingo tras domingo, pero me parece más apropiado el confiar en una base que los cambios radicales que realiza Alves en el conjunto boquense. Si es como se viene escuchando en los últimos días, entrarán en el once inicial Ibarra y Giménez que hasta el momento estaban “colgados” por los bajos rendimientos.

Seguramente Boca tenga más plantel (quizás mucho más) que River pero hoy por hoy los nombres no vienen rindiendo correctamente. Esto último creo que River lo entendió en los últimos superclasicos; supo que era menos que el rival y que la única forma de lograr un resultado positivo era poner y jugar como si fuera el último partido.

De hecho, si nos remontamos a los últimos, contando el del Apertura y los de verano, el club de Núñez mostró un nivel que luego no lo pudo repetir en otro encuentro. Además, tanto los jugadores como el “negro” Astrada saben que un triunfo les traerá de una vez por todas la confianza y la tranquilidad necesaria para salir de este pozo en el que River esta sumergido hace un tiempo largo.

En fin, son muchas las palabras que podemos decir, pero son solamente 22 jugadores los que escribirán otra página de la rica historia de los superclasicos.

Ojalá< sea en paz y que nos regalen un lindo espectáculo.

Tras la eliminación de Real Madrid de la Champions League, se dio una situación que, ante las críticas de la prensa española a Pellegrini, no deja de ser una buena noticia para la selección argentina.

Ocurre que el hecho de que el equipo merengue no dispute más ese torneo, genera un menor desgaste de sus jugadores, entre los cuales está nada menos que Gonzalo Higuaín, el 9 del equipo que dirige Diego Maradona.

Así las cosas, el Pipita llegará con su físico más descansado a Sudáfrica, y con menos partidos, algo que acorta las probabilidades de lesión, que siempre juegan un papel clave en los meses previos a la Copa (y si no, miren a Beckham).

Más allá de que defiende la corona, y de que es un equipazo, a la selección argentina le vendría muy bien que Barcelona hoy se quede afuera de la Champions, cuando reciba a Stuttgart tras el 1-1 en Alemania.

Si se diera ese panorama, a Messi le sucedería lo mismo que a Higuaín: menos partidos por jugar, menor desgaste, menor probabilidades de lesionarse. Así, Lío y Pipita llegarían enchufadísimos al Mundial. El del Barsa lleva 22 goles en la Liga, y el ex River, 19, en un histórico 1-2 argentino en la lucha por el premio al “Pichichi” de la temporada.

En 2006, los llamados a ser figuras de la copa que se disputó en Alemania eran, seguramente entre otros, Ronaldinho y Riquelme, y ambos estuvieron por debajo de su nivel, algo que a criterio de este espacio se debió al cansancio físico y mental que arrastraban tras la exigente temporada europea, donde los equipos de Barcelona (donde jugaba el brasileño) y de Villarreal (Román), llegaron a las instancias finales de la Champions League, y pelearon el torneo local.

Durante el partido de exhibición “Hit for Haiti” se dio una situación tensa entre los ex clásicos rivales estadounidenses Pete Sampras y Andre Agassi, ante la sorpresa de los espectadores y las risas nerviosas de Roger Federer y Rafael Nadal, los otros dos protagonistas del partido benéfico.

Si bien el video vale más que cualquier palabra que pueda decirse (porque los tenistas jugaron con micrófonos incorporados), va un resumen de los hechos para aquellos que no dominan el inglés.
En un momento, Sampras clavó un ace con su sello, a lo cual Agassi le dijo “Siempre tenés que tomarte todo en serio, ¿no Pete?”.

Sampras recogió el guante y contestó: “Tenés razón, vamos a hacerlo más divertido. Voy a imitarte”, y empezó a caminar como Agassi, ante la carcajada generalizada de los espectadores.
Ya con una risa algo nerviosa, Andre pensó como retrucar. Y lo hizo haciendo alarde de una supuesta tacañería de Sampras, un tema que ya había molestado a Pistol Pete cuando lo leyó en la polémica autobiografía “Open”, donde el Kid de Las Vegas se confesó públicamente.

Agassi se sacó los bolsillos hacia afuera y dijo: “no tengo nada, no tengo nada. Esperen, ¡tengo un dólar!”.

Las risas eran constantes, pero las caras de ambos protagonistas demostraban incomodidad, al igual que las de Federer y Nadal.

Sampras debía sacarle a Rafa, y tenía a Agassi justo enfrente. Y Pete, visiblemente molesto, sacó con toda su fuerza al cuerpo de Andre.

Fue el final de una situación inesperada, incómoda y tensa entre dos grandes del tenis mundial.