Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Denuncias’ Category

copa

publicada hoy en canchallena.com

El futbolista, frustrado, está a punto de patear la pelotita desde hace 50 años.

Pero el balón no se mueve. Su pierna, al borde del calambre eterno, tampoco.

Sin embargo, ambos protagonistas son sinónimos del trofeo. Sin ellos, la Copa Libertadores no sería la misma.

Pero ante el contundente documento fotográfico, surge un inesperado llamado a la solidaridad. Los dos: jugador y pelota, desaparecieron. No se sabe si fueron secuestrados, si alguno imaginó que el baño de plata era un envoltorio, que adentro estaban rellenos de chocolate y dulce de leche e intentó comerlo, o si el calambre obligó al futbolista a bajarse del trofeo para ir al traumatólogo a hacerse ver el cuádriceps.

Lo cierto es que el muñequito que hizo cumbre en la cima de la Copa Libertadores en 1960, se bajó y aún no se sabe por qué. Y lo más tremendo es que no se sabe ni dónde está, ni cuándo volverá.

Aseguran que Juan Sebastián Verón lo vio en el micro que trasladó al campeón de América hasta la Plata, pero que se desentendió del asunto cuando no lo encontró en su sitio, poco antes de ingresar al Palacio Municipal.

A quienes puedan suministrar datos al respecto, rogamos utilizar el sector «comentarios».

Desde ya, muchas gracias.

Read Full Post »

¿Por qué Newell´s y Central pelean por no descender?

¿Qué hay detrás de Eduardo López?

¿Quiénes se benefician con el saqueo de Rosario Central?.

Estos y otros temas se desarrollan en el libro «Central y Ñuls: la ciudad goleada. Fútbol, lavado de dinero y poder. (Segunda parte)«, del periodista Carlos del Frade, que se presentará este jueves 3 de julio en el auditorio del Sindicato de Luz y Fuerza de Rosario (Paraguay 1135) a partir de las 20.

La entrada es libre y gratuita y el costo del ejemplar, 25 pesos.

Analiza Del Frade en el semanario Análisis de la actualidad:

Ciento cincuenta jugadores vendidos, un campeonato muy de vez en cuando, más de 100 millones de pesos en deudas y los dos clubes en convocatoria de acreedores son la síntesis de las mayores identidades populares de la ciudad, Newell’s y Central. Patrimonios colectivos privatizados, hinchadas seguidoras y sin mucho más que su amor incondicional y dirigentes enriquecidos en medio de la caída en picada de las instituciones. Síntesis de los años 90. Clara expresión del saqueo sufrido en todos los niveles existenciales durante aquella década y que se continúa en el presente. Lo que sigue es una síntesis del próximo libro de investigación periodística del autor de esta crónica. Detrás de este despojo al pueblo de la ciudad están involucrados todos los poderes republicanos que dejaron hacer semejante atropello contra las mayorías. Un libro y una nota que hablan de fútbol sin hablar de la pelota. Porque el negocio de la pelota está manchado, más allá de la frase de Diego Maradona. Rosario es una prueba de ello. En el fondo, se trata de un ensayo más de la violenta burguesía medio pelo que asomó durante los tiempos del menemismo rubicundo.

Éste es un libro de fútbol sin hablar de fútbol. Un libro que forma parte de la historia de los años 90 que continúa en estos días. Y que arranca con algunas postales de los años 70. Postales futboleras y por lo tanto, sociales, políticas, culturales, existenciales. Porque casi nada del presente puede explicase sin hablar de aquellos años de sueños colectivos inconclusos y pesadillas impuestas.

En abril de 1974, la Selección Rosarina de Fútbol le ganó a la Nacional por 3 a 1, con baile incluido. Carlovich, Kempes y Zanabria demostraban por qué la ciudad era considerada por aquellos años la capital nacional del fútbol.

En las tribunas de la cancha de Newell’s, canallas y leprosos cantaban juntos sin olvidar jamás su tradicional rivalidad. Pero gozaron del fútbol que desplegaban sus jugadores. No se pelearon entre ellos. Fue un momento diferente en un momento también diferente del país y la región. Había otra conciencia política y se sabía que más allá de las camisetas, en la cancha grande de la historia, los hinchas rosarinos peleaban juntos contra las minorías del privilegio. Y en la cancha chica, los dos venían de triunfo en triunfo. Tanto Central como Newell’s.

Nunca más se hizo un partido similar. Nunca más la ciudad volvió a ser lo que era. Salvo cuando se reinauguró el estadio de Central, previo al Mundial de 1978, en plena noche carnívora. Pero allí vino la Selección Juvenil y se enfrentó con un equipo rosarino sin nombres conocidos. Cuando en mayo de 2005 reapareció la Selección Juvenil Sub 20, el espectáculo en las tribunas fue otro. Los jugadores de Central y Newell’s eran silbados de acuerdo a las pasiones de los que habitaban las tribunas…

Read Full Post »

Ahumadagate

A pesar de ser uno de los líderes del Clausura y candidato a ganarlo, el Club Atlético River Plate vive días extraños, muy alejados a lo que respecta al fútbol.

Todo comenzó hace unos días, con las tan desacertadas como honestas declaraciones de Oscar Ahumada, quien, en resumen, declaró lo siguiente: «Cuando San Lorenzo se puso 2 a 1, la cancha enmudeció. Cuando se sintió ese silencio atroz, quizás eso se transmitió a la cancha. Yo he jugado en la cancha de Boca, ganando 2 a 0, y la hinchada de ellos se nos caía encima

No suena a agresivo, como lo intentó plasmar el diario Olé, en busca de la polémica. Tal vez, si, desafortunado, porque el dolor de la eliminación copera aún duele en el corazón de los riverplatenses. Sin embargo, es sólo una opinión de alguien que dice amar a River, y que siempre deja todo defendiendo los colores de la Banda. Lo que sí resulta ser falsa es una parte de su testimonio, dado que según explica Tic Espor, Ahumada jamás estuvo 0-2 frente a Boca en La Bombonera.

Sin embargo, la situación no era para que se organizara el payasesco escrache que le hicieron el miércoles a la noche casi 100 hinchas en la puerta de la casa del volante. ¿Para cuando el escrache a Aguilar, por arruinar, endeudar y vaciar el club?, que encima tiene la caradurez de declarar: «Se la agarran conmigo, pero del ´60 para acá River ganó sólo dos copas y durante nuestra gestión llegó a dos semifinales«. Realmente vergonzante.

Tras analizar la reacción de la gente (y, sobre todo, de algunos medios amarillistas), Ahumada tomó el guante y salió a pedir disculpas por decir lo que piensa (!), y además de asegurar que «son varios los que opinan igual pero no lo dicen» terminó desnudando la interna que vive el plantel del Millo, que desembocó en el apoyo de algunos (Carrizo y Abelairas), el silencio de otros (Abreu), y las críticas de Leonardo Astrada.

Y como si todo esto fuera poco para que el cabaret/conventillo sea total, la impresentable Comisión Directiva del otrora multicampeón amagó con sancionar económicamente a un futbolista al cual el club le debe dinero (!). Esto provocó la reacción de Ahumada, que amenazó con que si lo multaban abría la boca y contaba detalles sobre maniobras turbias en la venta de «tal jugador«, en clara alusión a la sospechada operación que terminó con Gonzalo Higuaín en Real Madrid.

Como era de esperar, don JM Aguilar salió a calmar las aguas (¿O a evitar que Ahumada realmente hable? ¿No podría un juez actuar de oficio y citar al volante?), con lo cual la chistosa sanción quedó en la nada, al menos hasta dentro de 15 días.

Mientras tanto, y ajeno a todo esto, Diego Simeone aparece junto a su mujer, Carolina Baldini, en la tapa de la revista Caras de esta semana, donde declaran: «Somos una pareja bien a la antigua«.

A pesar de ser uno de los líderes del Clausura y candidato a ganarlo, el Club Atlético River Plate vive días extraños, muy alejados a lo que respecta al fútbol.

Read Full Post »

No son muchas las veces en las que el fútbol es justo. Sin embargo, en lo que respecta a la actualidad de River de los últimos cuatro años, a falta de Justicia verdadera, la Justicia resultadista y futbolera se hizo presente más que nunca.

José María Aguilar es, sin lugar a dudas, el peor presidente que tuvo la historia del glorioso River Plate. A pesar de ello, curiosamente fue reelecto y por eso aún hay que soportarlo.

El tipo es impresentable por donde se lo mire. Como ya se ha comentado en este blog allá por febrero de 2007, le gusta interpretar el papel que mejor le sienta: ante cualquier acusación, él opta por hacerse el boludo.

Como consecuencia de su ineptitud para dirigir a uno de los dos equipos más grandes de la Argentina, River sufrió anoche otro cachetazo. Una lección. Porque San Lorenzo, con 9, lo hundió en un mar de dudas en el cual venía pegando manotazos de ahogado que disimulaban el inminente final bajo las aguas, le hizo pasar vergüenza en su propio estadio, lo sacó de la Libertadores 2008 y le aportó a su historia un motivo más por el cual denominarlo «Gallina».

Pero si bien es realmente increíble que un equipo que gana 2 a 0 de local con dos hombres más termine el partido 2 a 2, la culpa no pasa por los jugadores, ya que son víctimas actuales de la peor crisis de la historia de la institución que supo ser grande, gigante, multicampeón, y que lleva casi 1500 días (13 campeonatos) sin ganar absolutamente nada.

Insultar a los futbolistas que hoy visten la pesada camiseta millonaria sería caer en la fácil. No tendría sentido agarrárselas con Carrizo, que además de jugarla de guapo de pacotilla e ir a pelear en cada jugada polémica (sea en el lugar de la cancha donde sea) casi se come un gol que hubiera sido el blooper deportivo del año. Ni con Tuzzio, que tuvo que irse antes porque si él no hacía foul, River lo perdía 3 a 2. Ni con Ferrari, Cabral, Villagra, Alexis Sánchez, Fernández, Rosales, Oscar Ahumada, Abelairas, Buonanotte, Falcao ni Abreu. Ni siquiera Diego Simeone tiene la culpa, que aún no entiende que poner 35 delanteros es sinónimo de hacer goles, ganar y/o jugar bien.

El máximo responsable de esta hecatombe, debacle total en cuanto a lo deportivo (y lo económico, porque el Millo se pierde de ganar una fortuna con esta eliminación) es su presidente, José María Aguilar.

Para los desmemoriados (que putean al genial Andrés D´Alessandro, la última gran figura que dio River), durante su mandato, Aguilar hizo lo siguiente:

  • Apenas asumió, echó a Ramón Díaz, el técnico más ganador de la historia del club. El riojano se va silbando bajito, no sin antes sacar campeón a su amado River Plate.
  • Destrozó las inferiores, orgullo del club desde siempre, sobre todo en los ´90.
  • Le dio trabajo, poder y dinero (mucho poder y mucho dinero) a Los Borrachos del Tablón, metiendo a la barrabrava dentro del club, generando hechos inaceptables como el bochorno conocido como «La Batalla de los quinchos».
  • Primero negó conocerlos y luego reconoció ante el Juez contratar a barrabravas en River.
  • Le pagó 38 mil pesos en concepto de nada a Los Borrachos del Tablón
  • Finalmente, a fines de 2007, reconoció pagarle 10 mil pesos al periodista Gastón Recondo, «en concepto de asesoramiento institucional» (???), algo que Dame Pelota había denunciado en dos oportunidades (agosto de 2006 y en febrero de 2007).
  • Un sitio que lo critica y que publica una carta abierta a los hinchas de River criticándolo es hackeado en cuatro oportunidades por allegados a la CD de River.
  • Desesperado por recaudar más y más como consecuencia de su pésima administración e inexplicable acumulación de gastos, alquiló el Estadio Monumental para diversos recitales de rock y ¡¡¡hasta para una carrera de rally!!!, que provocó el destrozo del campo de juego en varias ocasiones, lo que provocó varias lesiones ( y lógicas quejas) en el plantel profesional del club.
  • Afirmó conocer a Alan y a Adrián (número 1 y 2 de los Borrachos del Tablón hasta hace poco), pero negó conocer a Gonzalo Acro (número 3), poco después del previsible crimen de este último. Poco antes, y presionado por la Justicia y la prensa, deja de apañar a los delincuentes y expulsa a seis socios que él ya conocía de antes y se lava las manos de todo el asunto.
  • Se convierte en el centro de las gastadas de los hinchas de Boca, logro realmente inédito en la historia.
  • Fue usado políticamente y con gran cintura por Ramón Díaz, quien lo gozó y lo tentó para luego firmar su continuidad en San Lorenzo.
  • Fue humillado por Víctor Hugo Morales en un cara a cara imperdible, quien con maestría y sin decírselo, le demostró que lo considera un delincuente.
  • A principios de 2008, desestima cualquier chance de contratar a Andrés D´Alessandro, quien, con ganas de volver al país, firma con San Lorenzo.
  • Finalmente, este miércoles se supo que movió sus contactos en la AFA y en la Conmebol (en ambos lugares es llamativamente bien visto) para que le den el partido por perdido a Boca (la ida ante Cruzeiro), y para que le suspendan la cancha hasta la final (en caso de que llegue) para evitar que el xeneize pueda jugar en su estadio una hipotética semifinal (ya imposible) con River, en lugar de abocarse a alentar a su plantel de cara a la revancha con San Lorenzo.
  • Genera una ola de rumores sobre una supuesta (e inexistente) crisis entre Simeone (a quien ya quiere echar) y Ortega (querrían dejarlo libre en junio), en un momento donde debería reinar la paz en un club que quiere pasar a cuartos de final de la Libertadores.
  • River empata 2 a 2 un partido increíble en el Monumental y es eliminado de la Copa Libertadores 2008 por San Lorenzo, dirigido por Ramón Díaz y conducido por Andrés D´Alessandro. El círculo se cierra de manera perfecta.

Pobre River. Ojalá que este personaje detestable piense dos segundos y renuncie urgente.

Por el bien del glorioso River Plate, y de todo el fútbol argentino. De lo contrario, ojalá que el Millo siga tristemente deambulando de torneo en torneo, sin pena ni gloria. Porque eso es lo que merece esta pésima e impresentable gestión de José María Aguilar.

Read Full Post »

Older Posts »