Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Un poco de historia’ Category

¿Qué más se puede decir de Martín Palermo que a esta altura no se haya dicho?

¿Qué elogio se puede inventar para no repetir alguno ya utilizado, aquí o en cualquier otro medio?

¿De qué manera contar a quienes no lo hayan visto, la alegría y la efusividad que el Titán le puso a ese grito ante Vélez, que significó su festejo 218 con la casaca xeneize, lo cual lo catapulta derecho a la historia grande de uno de los equipos más importantes de la Argentina y del mundo?

Decididamente no hay palabras para agregarle a este nuevo hito que marcó el gran goleador del fútbol argentino de los últimos 18 años, es decir, desde el retiro de Ramón Díaz (para la opinión de este espacio).

Martín Palermo se convirtió anoche, junto al inolvidable Roberto Cherro,  en el máximo goleador histórico del Club Atlético Boca Juniors, sumando amateurismo y profesionalismo. Igualó un récord que databa de 1938. Ni más, ni menos.

Pero lejos de cerrar el libro, el Titán sigue reescribiendo la historia. Y el próximo fin de semana ante Racing buscará el liderato en soledad.

Así de ambicioso. Así de fantástico. Así de inmortal es Martín Palermo.

El homenaje de canchallena.com:

Los vídeos de Vodpod ya no están disponibles.

Aquí, un recorrido por prácticamente todos los goles del Titán con la camiseta azul y oro:

Read Full Post »

Lejos de cuestionar la capacidad goleadora de Martín Palermo, que está fuera de toda discusión desde el mismísimo momento que lleva convertidos más de 200 goles con la camiseta de Boca y está a dos de convertirse en el máximo artillero de la historia del club xeneize), este post intenta analizar un asunto que aún no se ha barajado en los medios.

Sabida es la comparación que se hace desde distintos sectores entre el actual seleccionado y el que ganó la última copa mundial en México ´86.

  • Que Messi es el Maradona de estos tiempos (incluso desde una página web piden que se deje los rulos).
  • Que la camiseta es igual a la del ´86.
  • Que también jugamos contra Corea del Sur.
  • Que Valeria Lynch vuelva a cantar «Me das cada día más».
  • Que en el cuerpo técnico está Carlos Bilardo.
  • Que en la previa del Mundial el equipo era un desastre y era muy criticado como sucede en la actualidad.
  • Que en las Eliminatorias del ´85 también sufrimos.

Pero hay un detalle que por ahora no se tuvo en cuenta y que, por el bien de Martín, ojalá el cuerpo técnico que encambeza Maradona no lo haga.

Más allá del gol de Bolatti en Uruguay, el gran héroe de las eliminatorias 2010 fue sin dudas Martín Palermo. Su agónico gol frente a Perú le permitió a la selección argentina sumar tres puntos fundamentales de cara a la clasificación.

En las Eliminatorias del ´85, sucedió algo muy similar, también frente a los peruanos y también en el Monumental (aunque en el otro arco). Perú ganaba 2 a 1 y dejaba al equipo albiceleste fuera del torneo (con Maradona, anulado por Reyna, en el campo). Hasta que una patriada de Passarella terminó con un zapatazo cruzado que dio en el palo y fue rodando por la línea, hasta que Ricardo Gareca la mandó al fondo de la red, para delirio de todos los argentinos. Más claro: si Gareca no estaba ahí, la Argentina, y Maradona, no iban al Mundial ´86.

Si cambiáramos el nombre de Passarella por el de Federico Insúa (salvando las distancias del caso) y el de Gareca por Palermo, las jugadas son muy similares. Incluso hay una publicidad de TyC Sports que las compara.

El tema pasa porque a pesar de eso, finalmente Gareca se quedó afuera de la lista que fue a México. Por eso fue que tras el título mundial, el Tigre declaró: «Cuando terminó la final me sentí el tipo más triste del mundo.»

Y dentro del planeta cabulero de Bilardo, si Gareca no fue a México ´86 y salimos campeones, Palermo no debería ir a Sudáfrica 2010.

Por estos días, Maradona declaró que el Titán tiene garantizada su presencia en el Mundial en «un 80 por ciento», algo que Dame Pelota apoya fervientemente y se unió desde un primer instante a la cruzada promovida desde el blog «Palermo a la Selección«. Pero nunca se sabe.

No deja de ser una curiosidad, una observación o una simple estupidez.

Read Full Post »

Con su pase a Inter de Brasil casi sellado, el Pato se entrenó junto a sus compañeros y comenzó a despedirse del club xeneize, donde ganó 14 títulos en los últimos 12 años; el adiós a un ídolo


Roberto Abbondanzieri vivió esta mañana su última práctica como futbolista de Boca Juniors, de donde se desvinculará en las próximas horas, cuando se definan los pocos detalles que faltan para concretar su incorporación a Inter de Porto Alegre (Brasil).

El Pato llegó temprano y bien predispuesto, como siempre en toda su carrera, y se cambió y realizó el entrenamiento en Casa Amarilla con naturalidad, más allá de internamente saber que casi con seguridad al final de la jornada habrá sido su último entrenamiento con los colores auriazules.

Más allá del rendimiento intermitente y cuestionado del último año, que desembocó en que la semana pasada perdiera la titularidad, Roberto Abbondanzieri es uno de los grandes ídolos de Boca, y uno de los fútbolistas que más títulos ganó en la historia del club (14 en total).

Fueron seis títulos locales (Apertura ´98, 2000, 2003 y 2005, y Clausura ´99 y 2006), tres Copas Libertadores (2000, 2001 y 2003), dos Copas Intercontinentales (2000 y 2003), dos Copas Sudamericanas (2004 y 2005) y una Recopa Sudamericana (2005).

Sin dudas, el punto máximo en su trayectoria como arquero de Boca se dio en 2003, cuando fue el gran protagonista de la Copa Intercontinental de aquel año, cuando atajó los penales de Pilo y Costacurta en la definición ante Milan en Japón. «Interiormente estaba esperando y quería una actuación así. Gracias a Dios que se me dio en el partido más importante de mi vida», declaró el Pato en esa oportunidad.

Otro hecho destacado se dio en la final de la Sudamericana 2005 , cuando además de atajar los penales de Augusto y Beltrán ante Pumas de México, se dio el gusto de definir la copa anotando el gol de la victoria.

También quedará grabado en las retinas de los fanáticos de Boca aquel penal atajado a Maxi López, en la definición por penales ante River, por una de las semifinales de la Libertadores 2004, ante un Monumental sin hinchas visitantes.

A los 37 años (el 19 de agosto cumplirá los 38), Abbondanzieri buscará en Brasil un cierre de carrera acorde a su historia.

Su hombría de bien lo merece.

Publicada en canchallena.com

Read Full Post »

Publicada hoy en canchallena.com

Seis de los siete equipos argentinos que disputaron la Intercontinental (Mundial de Clubes desde 2005) dieron la vuelta olímpica; la excepción es Argentinos, pese a cumplir un gran papel; el Pincha quiere repetir, 41 años después

A lo largo de la historia, seis de los siete equipos argentinos que lograron disputar la copa Europeo-Sudamericana, o Intercontinental, pudieron alzar el preciado trofeo. La excepción es Argentinos Juniors, que en 1985 le jugó de igual a igual a un extraordinario conjunto de Juventus, y recién cayó en los penales, en un partido que aún hoy se recuerda.

En total, la Argentina logró 9 copas Intercontinentales. Por el contrario, fueron 7 los subcampeonatos.

El que más copas cosecha es Boca Juniors, que se consagró en 1977 (los partidos se jugaron en 1978), en 2000 y 2003.

En la primera ocasión debía enfrentar a Liverpool, pero no hubo acuerdo con las fechas y los ingleses decidieron dejarle su lugar a Borussia Mönchengladbach, subcampeón de Europa. Igualó 2 a 2 como local, pero sorprendió en suelo alemán, donde goleó 3 a 0 (goles de Felman, Mastrángelo y Salinas) y alzó el trofeo.

Debieron pasar 22 años para que el xeneize vuelva a consagrarse. El 28 de noviembre venció 2 a 1 a Real Madrid en Tokio, con dos goles de Martín Palermo, mientras que el brasileño Roberto Carlos descontó para el conjunto español.

Sólo tres años después, los colores azul y oro volvieron a celebrar en la capital nipona. El 14 de diciembre de 2003, superó a Milan por penales, luego de igualar 1 a 1 (Tomasson para los nerazzurro y Matías Donnet para Boca), en una definición consagratoria para el arquero Roberto Abbondanzieri.

Además, no pudo repetir en 1978 (la final con Liverpool jamás se programó porque Liverpool no quería viajar a la Argentina), mientras que en 2001 cayó 1 a 0 con Bayern Munich y en 2007 Milan lo goleó 4 a 2 con un Kaká en su máximo nivel.

Dos gritos Rojos

Independiente suma dos copas Intercontinentales. El primer éxito se produjo en 1973, cuando venció 1 a 0 a Juventud, con un golazo de Ricardo Bochini. El campeón de Europa había sido Ajax, pero por problemas económicos decidió no participar.

La segunda consagración se produjo hace 25 años, cuando superó en Tokio a Liverpool por 1 a 0, con gol de José Percudani.

Contrariamente, el equipo de Avellaneda es, junto con Milan, el que más finales perdió, con cuatro. Inter de Italia fue su verdugo en dos ocasiones (1964 y 1965), el Ajax holandés lo amargó en 1972 y Atlético Madrid lo venció en 1974.

La Academia, pionera

Racing Club fue el primer equipo argentino en consagrarse campeón del mundo. El histórico éxito lo logró en 1967, cuando el Chango Juan Carlos Cárdenas clavó un golazo en el estadio Centenario de Montevideo y selló la victoria por 1 a 0 ante el Celtic escocés.

La mística pincharrata

Estudiantes de La Plata tocó el cielo con las manos en 1968, cuando el equipo conducido por el legendario Osvaldo Zubeldía, que había ganado 1 a 0 en La Plata, logró un épico empate en el Old Trafford inglés ante Manchester United y se trajo la copa a la Argentina.

Hasta 2009, las otras dos veces que disputó este trofeo se fue derrotado. Milan lo venció en 1969, mientras que un año después el título fue para el Feyenoord holandés.

Una deuda con la historia

River Plate logró su primera copa Libertadores en 1986, luego de acariciarla en 1966 y 1976. Por eso, semejante hito merecía un esfuerzo más. Su rival en Tokio fue Steaua de Bucarest, Rumania, y el uruguayo Antonio Alzamendi fue el encargado de marcar el 1 a 0 con el cual el pueblo riverplatense coronó una temporada brillante, en la cual se proclamó campeón local, continental e intercontinental.


Diez años después volvió. Pero en 1996 Juventus se quedó con la copa luego de ganar 1 a 0 con gol de Alessandro Del Piero.

Esta noche es la noche

Vélez podría haber jugado 100 partidos contra el poderoso Milan italiano de 1994. Sin embargo, el 1 de diciembre fue el Fortín el que se coronó campeón en Tokio. Con un gol de penal marcado por Roberto Trotta, y una avivada de Omar Asad ante un error defensivo, los de Liniers ganaron 2 a 0 y Carlos Bianchi levantó la primera de sus tres copas intercontinentales.

Campeón sin corona

De un lado, Vidallé, Domenech, el Pepe Castro, el nene Commisso, el Panza Videla, Batista, Ereros y un joven llamado Claudio Borghi. Del otro, Stefano Tacconi, Antonio Cabrini, Gaetano Scirea, Aldo Serena, Michel Platini y Michael Laudrup.

Un equipo de barrio contra, tal vez, el equipo de Juventus más poderoso y vistoso de su historia. El partido fue emocionante, mágico, sensacional, estupendo. De la mano de un Bichi Borghi en su máximo esplendor, el Bicho estuvo dos veces en ventaja (1 a 0 y 2 a 1, con goles de Ereros y Castro) y estuvo a minutos de la hazaña. Pero Platini de penal y Laudrup, a 8´ del final, forzaron el alargue.

El 2 a 2 fue inamovible y todo se definió por penales. Allí, Tacconi atajó dos y la Intercontinental tuvo destino italiano.

De todas maneras, aquella final perduró en el tiempo y es aún considerada como la mejor de la historia de esta competición.


Read Full Post »

Older Posts »